“Niña, adolescente, los libros me salvaron de la desesperación; eso me ha persuadido de que la cultura es el más alto de los valores, y no logro considerar esta convicción con mirada crítica.”

martes, 3 de noviembre de 2009


¿Qué ocurriría si nos separaran?

( toc, toc... Llaman a la puerta,

amanece y Lucifernia no quiere despertar,

¿Qué ha pasado entre sus sábanas

qué ha desteñido su delineador?

incinerando penas

con vasos de alcohol?
)

En realidad, todo continuaría (y en la continuidad está la existencia perpetuada)

Todo seguiría, para bien o para mal.

(plop, plop...

La lluvia golpetea los ventanales,

Lucifernia quiere humedecerse el rostro

hasta la saciedad y el agotamiento

de su propia beldad
)

La escuela terminaría, comenzaría la Universidad.
Visitaría todos los museos posibles, ansiosa de conocimiento y absorbiendo como esponja toda estética capaz de conmoverme, continuaría comprado colecciones completas de libros de Arte, y emocionándome con los mismos capítulos de Rayuela y la nostalgia de "Salvo el crepúsculo" hasta el hartazgo.
Y, como siempre, leería y escribiría febrilmente, escupiendo argucias a los envidiosos, conociendo gente de todas partes del mundo y del círculo, sonriendo con lo que fue y lo que será, siendo el orgullo de mamá y papá, la admiración de mi hermana y la más pequeña de mis hermanos.
Los días se sucederían en su irremplazable parámetro horario, convencionalidad que a veces me desquiciaría, enseñándome a vivir y a reinventarme con su paso.
Se vive sin recetas, pero es la pasión la que condimenta, y la intensidad del ser plasmado en sus acciones y expresiones la que crea el lienzo.
Caminaría, como siempre, dejándome seduci y seduciendo.
Imaginaría, eternamente, las mil historias de los mil amantes que se buscan y no se encuentran justamente por estar buscándose o que entre sábanas y discusiones varias le dan argumentos a la soledad para tener razón de ser (y a la cotidianeidad para no dejar de existir)
Continuaría vistiendo con lo poco que tengo, pero conseguiría un trabajo y proyectaría más anhelos.
Comiendo chocolates, pintándome los ojos, olvidándome de ciertas cosas pero recordándolo todo.
Adorando los días de lluvia, enamorándome de los poemas, queriend resucitar a Cortázar, cambiar al mundo, militando con la izquierda...
Escribiendo, llorando, escribiendo, riendo, escribiendo, respirando, escribiendo, desparramando, escribiendo, perdiendo, escribiendo, ganando, escribiendo, queriendo, escribiendo, adorando, escribiendo, aprendiendo, escribiendo, enamorando, escribiendo, reflexionando, escribiendo, conociendo, escribiendo, mintiendo, escribiendo, confesando, escribiendo, equivocando, escribiendo, leyendo, escribiendo, pintando, escribiendo, viviendo, escribiendo, muriendo, escribiendo...


Todo continuaría...

(tic tac...

las horas que pasan,

se acoplan los instantes

en un inventario de dolor...)


Alternando el bien y el mal, obteniendo y perdiendo.

Mi familia, los exámenes, las caídas, las victorias, mis amigos, mis enemigos, mis amores, mis amantes, mis recuerdos, mis orgullos, mis decepciones, mis detractores, mis insurrectos, mis compañeros, mis cómplices, mi progreso, mi felicidad, mi retrospectiva, mi propio ser, mi actitud altiva, mi humildad, mi desprecio, mi oberbia, mi profundidad, mi pensamiento...

Pero

Si nos separaran

Todo eso lo haría:

sin el abrigo que descompone mi abatimiento,
sin la frescura de las mañananas cuando son verdaderos desiertos,
sin recibir el beso que haga temblar mis labios, motivo de alguna poesía guardada en los bolsillos y destinado a revolcarse con las más cómodas ideas,
lo haría sin hacer, casi sin entender, casi sin ser feliz...

Porque, probablemente, la parte más importante de mí (esa de aquella noche, sí, ésa, la que no te ve partir) abandonaría mi cuerpo para buscarte (donde sea que estés, no puede ser tan difícil, ya sea en un cuadro de Renoir o en el azul conspicuo de Mondrian)

Puedo perdonarle al Cielo que derrame infortunio y desgracia por la Tierra, pero no que devalúea a los ángeles exiliados de sus navíos. Ángel, mío y más mío que tuyo, tus alas no las recorta la inmensidad. Si nos separaran hoy, mañana te volvería a encontrar. Todo sería una reconstrucción, las ruinas son piezas de Arte también...


Y lo que sea que quede de mí, acaba por ser tuyo





1 comentario:

victoria dijo...

Gracias porr compartir este blog con tanto contenido cultural y comentarios,me encanta la historia,lo viejo,lo que desechan las personas y por supuesto la herencias de Grecia ,Ejipto,Perú,ect,,es una maravilla estar ante ellas,que pequeño te ves ante ellas,los angeles también bailan en la oscuridad y son felices,cuando se les hiere siempre hay alguién para ponerle una tirita para que continue volando..Con todo mi cariño Victoria

Buscar este blog