“Niña, adolescente, los libros me salvaron de la desesperación; eso me ha persuadido de que la cultura es el más alto de los valores, y no logro considerar esta convicción con mirada crítica.”

sábado, 28 de agosto de 2010

Da pena verte desparramada
en las calles sin asfalto,
bañada en despedidas de balcón.

Sécate las lágrimas, niña,
la noche es para reír,
que no se te resquebraje el alma por la ira

(sabemos que no te saludó al partir)

Engendro, bonito
mezcla rara
de Kafka y Rousseau

basta de escribir,
ponete a bailar hoy.

Basta, nena.


N.

1 comentario:

PSA Morón dijo...

Basta nada, mi amor. Vos vas a bailar, escribir, dibujar, pensar, hacer leyes, meter preso a Firmenich y Menem (si no se muere antes), vas a reformar la Constitución, vas a escribir un tratado sobre la trascendencia y en medio de ella lo que la Libertad Cadena significa (y yo hago el prólogo, el epílogo y el puente medio :)).
Te amo mi amor, y no debés bajar los brazos bajo ningún punto de vista. Cuando nos recibamos de abogados ya sabés: La Habana.
Te amo y amo tus palabras, todas y cada una de ellas. Perdón por no poder escribir así, perdón por ser perfectamente imperfecto. Pero te amo, mi amor.

G.

Archivo del blog

Buscar este blog