“Niña, adolescente, los libros me salvaron de la desesperación; eso me ha persuadido de que la cultura es el más alto de los valores, y no logro considerar esta convicción con mirada crítica.”

viernes, 30 de octubre de 2009



Inspiración profunda
El alma que se contiene, se suelta, se retuerce
En cada pliegue de mi locura
Hay espacio como lo hay para una sonrisa entre los dientes


Corazón imberbe,
desaforado y flaco de tanto hacer fuerza,
salpicado de maldiciones aún conserva la entereza,

venadito ¡corre! no te quedes atrás

Es el hálito del alma, y no la cordura,
Sino la falta de ella,
Es la inspiración profunda el hálito del alma,
Que convoca en una claro amague de resurgimiento
La conciencia universal

Paroxismo ideológico
Anagrama sentimental,
Retórica enfundando besos y caricias
(Que no se pudieron dar)

Cartas sin remitente,
Y ella, Y él, tanto de ser, tanto de amar
Harto consecuente de escuchar
A los cauces del Río babel


Lucifernia se esconde,
pero antes de hacerlo cuenta hasta tres,
porque tres veces ha despertado
y se ha encontrado dentro del mismo
sueño



3 comentarios:

GUSTAVO dijo...

BAJO EL SOPOR DE ESTOS DIAS HE LEIDO TU EXTRAÑA POESIA QUE ES ALGO LABERINTICA

GUSTAVO dijo...

ME PODRIAS DECIR DE QUE LIBRO DE ANAIS NIN ES ESE TEXTO QUE PUBLICASTE SOBRE EL AMOR.

La Maga dijo...

Es algo que la genial escritora señaló en una entrevista, no pertenece a una de sus obras en forma particular (es el mensaje inherente a todas ellas)

Un Abrazo, Gus

La Maga

Archivo del blog

Buscar este blog