“Niña, adolescente, los libros me salvaron de la desesperación; eso me ha persuadido de que la cultura es el más alto de los valores, y no logro considerar esta convicción con mirada crítica.”

martes, 28 de septiembre de 2010


Esa inquietante
mirada
perdida en el revés
de los párpados
fugaces
de algún sueño
escondido.

Esa tenebrosa
voz
temblorosa

Perdida
en los paisajes
de un Sol
en el exilio.

La sensación
perece
cuando la aplasta
el deseo.

He encontrado
en el mar
a un náfrago
del mareo !

Los clanes se levantan
y respiran
aire nuevo

El horizonte vuelve
a ser tan etéreo
como los ojos perdidos
entre los párpados que entrecierro.

N.

1 comentario:

G. dijo...

Mi horizonte sos vos, más allá de vos, mi amor, la Nada. Y en esa nada estaba, en ese nada me encontraste, de ella me rescataste.
Que hermoso saber que te tengo, que te amo, que te deseo, que te necesito, que te, que te...
En estos momentos turbulentos, ambos necesitamos salir a la calle, romper con todo, quebrantar la costumbre, levantar la cabeza, caminar erguidos, mirada penetrante.
Serán mis párpados los últimos que se cierren, luego de que hayamos triunfado en la batalla final. Y sólo los cerraré para besarte, mi amor, en ese desenfreno existencial, ulterior, mi amor.

Te amo. G.

Archivo del blog

Buscar este blog